Cebolleros en alerta por importación desmedida

[ad_1]

Ante la entrada de unos 35 mil quintales de cebolla importada de Holanda en los primeros días del mes de enero, los productores de Tierras Altas se declaran “vigilantes y en estado de alerta”, ya que es un producto que, según ellos, llega casi vencido a Panamá.

Los productores denunciaron que a “Panamá está entrando cebolla importada de Holanda en cantidades que sobrepasan el consumo promedio mensual”.

Indicaron que es muy probable que dichos remanentes de cebolla importada de Holanda sean almacenados para ser introducidos posteriormente en los mercados nacionales.

“Dicha cebolla holandesa tiene una vida útil (vigencia) de 120 días después de haber sido cosechada, por lo que durante su almacenamiento se convertirá en un producto vencido, viejo y sin valor comercial, y no apto para consumo humano, por lo que debe ser descartado inmediatamente”, sostiene un comunicado de los productores de Chiriquí.

Augusto Jiménez, presidente de la Asociación de Productores de Tierras Altas (ACPTA), señaló que en el hemisferio norte (Holanda, Estados Unidos, etc.), la producción de cebolla se da entre la época de primavera y verano (15 marzo al 15 de septiembre) y se inician las cosechas en julio y se extienden hasta principios del mes de octubre.

“Según el protocolo de importación suscrito entre Panamá y Holanda, el producto proveniente de Holanda estaría venciendo a más tardar el 15 de enero y la cebolla importada procedente de este país debe ser retirada del mercado nacional”, dijo Jiménez.

El productor agrega que, según la Autoridad de Seguridad de Alimentos (Aupsa), el próximo 10 de enero deben estar entrando a Panamá unos 35 mil quintales de cebolla holandesa, y según el protocolo de importación, esta debe ser consumida antes del 10 de enero, por lo que surge la pregunta: ¿se venderá este producto en 5 días?

Indica además que la introducción de la cebolla holandesa vencida en los mercados se realiza en contra de las normas y leyes vigentes, constituyendo su comercialización un delito que atenta contra la salud pública.

Agregó que reempacar la cebolla holandesa vencida para introducirla como cebolla nacional o de otro país, diferente a este, en los mercados de consumo humano también constituye delito en contra de la fe y la salud pública.

Esta situación que están viviendo los cebolleros es la misma que están atravesando los arroceros y los productores de papa, los cuales vienen denunciando que están siendo afectados por las importaciones.

Ante esto, el productor Maximino Díaz destacó que los productores de cebolla de Cerro Punta han señalado que existen 30 hectáreas de cebolla en plena cosecha, las que producirán unos 30 mil quintales y si se les suman 30 mil más, son unos 60 mil, lo que equivale a dos meses de consumo nacional.

“Lo que sí puedo asegurar es que si esta situación de las importaciones continúa en el 2017 y si este año se sembramos 52 mil hectáreas de cebolla, ojalá Dios quiera que podamos llegar al 50% de esa cantidad”, dijo Díaz.

Añadió que las autoridades no han tomado en cuenta el tema de la seguridad alimentaria, y si el país se abastece de las importaciones para el consumo, en el futuro se tendrá que pagar el precio que los importadores quieran.

[ad_2]

Fuente: Panamá América