'Caso Mossack, ardid comercial'

[ad_1]

“En Panamá es popular la idea de que el robo a Mossack Fonseca fue un ardid para quitar mercado al país y obligarlo a plegarse a normas de transparencia que no cumplen los “papás” del mercado”, detalla una nota de la agencia EFE.

La publicación detalla que un año después de la revelación de los documentos del despacho Mossack Fonseca, Panamá se debate entre la satisfacción de haber mejorado su transparencia y la amarga convicción de que el escándalo sirvió para robarle un mercado que ahora busca recuperar bajo nuevas reglas.

La presión externa llevó al país a ceder en un pulso de años con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), mientras que el negocio de las sociedades anónimas cayó en más de un treinta por ciento y los socios del polémico bufete quedaron en prisión preventiva, en ciudad de Panamá, por el caso “Lava Jato” de Brasil.

La canciller y vicepresidenta panameña, Isabel De Saint Malo, quien ha liderado la cruzada para renovar el marco legal y ajustarlo a los requerimientos de la Ocde, dijo a Efe que el país ahora “no tiene ningún tema pendiente con la agenda global de transparencia fiscal, y además estamos a la vanguardia”.

Para Saint Malo, la publicación periodística a raíz de la masiva filtración al bufete Mossack Fonseca puso en evidencia un “tema global”, lo que para Panamá fue positivo porque permitió ver dónde estaban los vacíos y acelerar una hoja de ruta trazada hace casi tres años.

Según la investigación, las 214,000 empresas que aparecieron en 11.5 millones de documentos de casi cuatro décadas de Mossack Fonseca estaban o están en unos 200 países y territorios, y utilizaron bancos de 21 jurisdicciones fuera de Panamá.

Hong Kong, Suiza y Gran Bretaña tenían 104,658 compañías, casi la mitad de todas las sociedades opacas encontradas presuntamente destinadas a la ocultación de fondos y al lavado de dinero.

Durante el alud de críticas, el Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá (MEF) recordó que la ley de sociedades anónimas del país era una “copia” de la norma del estado de Delaware, que es uno de los de menor carga fiscal de Estados Unidos.

Esta semana la defensa de la firma aseguró que el centro financiero de Miami se está aprovechando de que “estén matando la gallinita de los huevos de oro de Panamá”, mientras que la Ocde no exige los mismos estándares de transparencia a todos los países, ya que Estados Unidos y Reino Unido “hacen lo mismo que hace Panamá o más”, dijo el abogado Jorge Hernán Rubio.

[ad_2]

Fuente: Panamá América