Bufete de los "Panama Papers", apenas una sombra de sí mismo

[ad_1]

AFP | El edificio de vidrios polarizados del bufete de abogados protagonista de los “Panama Papers” terminó convirtiéndose en atracción turística, mientras el país busca eliminar su imagen de paraíso fiscal, un año después de que estallara el escándalo.

Situada en el corazón de la moderna área bancaria de la capital panameña, la sede del bufete Mossack Fonseca pasó a ser parada para turistas que llegaban a tomarse “selfies” frente al rótulo de la firma, cuyos documentos expusieron maquinaciones financieras de ricos y famosos de todo el mundo para evadir impuestos.

El presidente ruso Vladimir Putin, el futbolista argentino Lionel Messi o el cineasta español Pedro Almodóvar aparecieron entre los clientes del estudio.

El rótulo de Mossack Fonseca ya no luce frente al inmueble aunque la firma de abogados, con 40 años de historia, continúa operando con una fracción del equipo que tenía el 3 de abril de 2016, cuando un consorcio periodístico internacional expuso los llamados “Panama Papers”.

Se trata de una filtración de documentos que reveló cómo numerosas sociedades off-shore creadas por este despacho para personas de todo el mundo habrían sido utilizadas para evadir impuestos o esconder dinero ilícito.

Antes del escándalo trabajaban para Mossack Fonseca unas 600 personas en todo el mundo, incluido Panamá. Un año después no llegan a 200.
El caso está bajo investigación de la fiscalía, aunque no hay procesados ni detenidos en Panamá. Sin embargo, los fundadores del bufete, Jürguen Mossack y Ramón Fonseca, están presos en el país canalero, pero por el escándalo de corrupción brasileño Lava Jato.

[ad_2]

Fuente: Metro Libre