Brasil se acerca a las 200 muertes

[ad_1]

Las muertes confirmadas por fiebre amarilla en Brasil aumentaron a 187, la mayoría de ellas registradas en la región sureste del país, en un brote que surgió a comienzos de este año y mantiene en alerta a las autoridades sanitarias por su expansión hacia otras zonas, informó el Gobierno.

Del total de fallecimientos registrados hasta la fecha, 137 se produjeron en el estado de Minas Gerais, el más azotado de todos, seguido de Espírito Santo, con 43, y Sao Paulo, donde se confirmaron cuatro muertes, según el último boletín remitido por el Ministerio de Salud.

El brote se expande por otros estados, pues ya ha provocado el primer fallecimiento confirmado en el turístico Río de Janeiro, al que hay que sumar otros dos más en Pará, en el norte de Brasil.

Además, hay otras 71 muertes en investigación, siendo de nuevo Minas Gerais la entidad federativa más afectada con 55, por las nueve de Espírito Santo y las tres en Pará.

Tocantins, Bahía, Sao Paulo y Santa Catarina, con una muerte bajo sospecha por posible fiebre amarilla cada uno, completan los fallecimientos todavía en investigación, que si bien cuentan con el positivo del laboratorio, los resultados aún tienen que ser contrastados con el historial clínico de cada paciente.

Por otro lado, hay 574 casos confirmados de la enfermedad repartidos entre Minas Gerais (422), Espírito Santo (139), Río de Janeiro (6), Sao Paulo (5) y Pará (2) y se investigan a otros 487 posibles pacientes.

Desde enero, cuando se registraron los primeros casos, primero notificados en macacos, el Gobierno brasileño ha destinado 66.7 millones de reales (unos 21.1 millones de dólares) a las ciudades afectadas para que vacunen a la población e implementen acciones de vigilancia y prevención.

En estos tres meses, las autoridades sanitarias brasileñas han repartido más de 20 millones de vacunas y aun así han solicitado a instancias internacionales el envío de más dosis ante el riesgo de quedarse sin provisiones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) envió este jueves a Brasil 3.5 millones de dosis de vacunas contra la fiebre amarilla.

Los expertos distinguen dos tipos de fiebre amarilla que se diferencian por el mosquito transmisor: la silvestre -transmitida por el Haemagogus y el Sabethes, que atacan principalmente a los monos- y la urbana, que transmite el Aedes aegypti, el vector del dengue, el zika y el chikungunya.

Según datos oficiales, los casos más recientes de fiebre amarilla urbana en ciudades brasileñas se registraron en 1942, en el estado de Acre.

[ad_2]

Fuente: Panamá América