Atrasos y falta de licitación preocupan a sector eléctrico

[ad_1]

El retraso en la finalización de la tercera línea de transmisión y la falta de llamado a nuevas licitaciones de energía, mantienen preocupados a miembros del sector eléctrico en Panamá que ven comprometidas sus inversiones.

El atraso en la construcción de la tercera línea de transmisión, que podría extenderse hasta finales del presente año, no permitirá que se transmita energía desde Chiriquí o Bocas, según los especialistas.

Esta situación hace que el Estado siga pagando en indemnizaciones a las hidroeléctricas.

Sin embargo, ya la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep) había alertado a Etesa sobre las consecuencias de los atrasos con la restricción de transmisión que no podrán ser superados en corto tiempo.

Mediante nota enviada por la Asep al exgerente de Etesa Iván Barría, se informaba que el plan de expansión 2016, en su revisión, no fue aprobado por los retrasos en la construcción de obras de transmisión.

En la nota de febrero pasado, se hace referencia a que el plan pareciera reflejar los requerimientos necesarios para mantener un estatus de eficiencia “que al día de hoy no se tiene”.

El próximo 30 de junio, Etesa tendría que presentar el plan con la incorporación de los aspectos que le han sido objetados planteando la situación actual en su justa dimensión y alternativas de mitigación.

Para el experto en temas de energía y miembro de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos de Panamá (SPIA) Gustavo Bernal, se necesita voluntad para que lo que falte de la construcción de la tercera línea se termine.

Destacó que falta la instalación de alrededor de 14 torres que corresponden al último tramo, además de la definición de una servidumbre.

Explicó que si se inicia la temporada lluviosa, las hidroeléctricas o embalses se van a llenar al máximo, sin embargo, esa energía no se podrá transmitir hacia la ciudad capital por la falta de la tercera línea.

Indicó que el costo de la obra ya está alrededor de los $300 millones, cuando el precio inicial fue de $240 millones de dólares, y podría tener un costo adicional de entre 20 y 30 millones de dólares debido a los retrasos por las negociaciones de servidumbre.

La tercera línea se había prometido para mayo y ahora estará para septiembre, no obstante, la línea actual está prácticamente copada y esto es un elemento muy importante que hay que evaluar, señaló Ricardo Sotelo, expresidente del Sindicato de Industriales de Panamá.

Otro de los problemas que preocupa a los expertos en temas energéticos es la falta de nuevas licitaciones para contratar energía.

Bernal explicó que las plantas solares se construyen en un año y que las autoridades podrían llamar a licitación de 70 megavatios (MW), por ejemplo, y tener más opciones.

Actualmente, hay alrededor de 60 megavatios de energía solar instalados, empero, la Asep registró proyectos por un total de 600 MW que aún no se han hecho.

Según el experto, lo que podría estar afectando a los inversionistas es el aspecto económico, dado que si no tienen un contrato, tendrían que vender la generación en el mercado ocasional, el cual en este momento no tiene precios atractivos, y no tendrían retorno de la inversión.

“Estamos ante una situación complicada porque realmente tenemos tres licitaciones de plantas de gas que si entraran, tendríamos energía en exceso, el problema es que de las tres, solo estamos seguros que será construida una de forma efectiva y las otras dos estamos esperando a ver qué se puede hacer”, dijo Sotelo.

Sin embargo, explicó que estas esperas tienen que ver con términos legales que no se pueden adelantar y toca aguardar.

Sobre la planta de gas en Colón, bajo proceso judicial, Roberto Meana, administrador de la Asep, indicó que “estamos a la espera de que la Corte Suprema de Justicia resuelva los recursos presentados”.

Indicó además que el plan que se está ejecutando en estos momentos es cancelar aquellos proyectos que no han dado signos de inicio de construcción y proceder con la terminación de los contratos de suministro de potencia y energía que se tengan.

Señaló que esto permitirá determinar la cantidad real de potencia y energía que requiere el país para luego proceder a establecer los procesos de licitación que permitan satisfacer las necesidades del país.

Los inversionistas del sector solicitan que las autoridades llamen a licitación de energía, ya que de lo contrario, tendrán que comercializar directamente con empresas.

[ad_2]

Fuente: Panamá América