Arroceros esperan por una reunión con Varela



Los productores de arroz en Chiriquí se manifestaron ayer con los tractores bajo la lluvia para exigirle al ministro de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Carles, que deposite el dinero del pago de los $7.50 por quintal del rubro entregado para que los molineros les puedan pagar a los primeros.

“Hasta el momento se han vendido 1.5 millones de quintales de arroz en la provincia de Chiriquí y no se ha pagado un centavo de los $7.50 por quintal, lo cual supera los 20 millones de dólares”, dijo Gabriel Araúz, presidente de la nueva Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí.

Expresó que estas cifras son únicamente en Chiriquí, lo que indica que el problema es grave, ya que si no se paga la compensación establecida, los productores van a quebrar porque los números no dan.

Recordó que el tema de la compensación surgió por la regulación del precio del arroz que realizó en su momento el Gobierno Nacional para hacer frente al problema.

La caravana salió de la comunidad de La Nobleza, en el distrito de Alanje, hacia la ciudad de David, donde recorrió las principales calles hasta llegar a las instalaciones del Mida.

Los productores mantendrán su equipo próximo al Mida en David el tiempo que sea necesario hasta que logren una reunión con el presidente de la República, Juan Carlos Varela, para presentarle los problemas que viene enfrentando el sector y pueda darles una rápida respuesta.

Los productores de arroz en la provincia de Chiriquí sostienen que sus patrimonios están en peligro debido a los incumplimientos de las autoridades.

Ya han conversado con el ministro Eduardo Carles sobre el tema hace unas semanas y no dio respuestas concretas.

La Apach enfatiza que 66 productores no han podido comercializar el arroz que tienen en galeras.

Preocupación

Gabriel Araúz, dirigente de los arroceros en Chiriquí, dijo que si no les pagan, no pueden hacer frente a los compromisos con los bancos y proveedores, quienes les pueden secuestrar las fincas y los equipos.



Fuente: Panamá América