Anagan pide al Gobierno políticas públicas claras

[ad_1]

Ante la difícil situación que atraviesa el sector agropecuario en su totalidad, diversos gremios han solicitado al Gobierno que proteja a los productores nacionales, ante las importaciones desmedidas, y que se renegocien los tratados de libre comercio que hacen daño a la producción nacional.

La Asociación Nacional de Ganaderos expresó su preocupación ante lo sucedido durante el presente año agrícola, porque contrario a la defensa y cierre de los mercados que vienen practicando los países que antes eran los líderes de la apertura comercial, el Gobierno de Panamá propicia e interviene en la importación de productos agropecuarios.

Aquiles Acevedo, presidente de la Anagan, manifestó su preocupación ante la baja en los precios del ganado y la leche a nivel internacional, lo que podría afectar la producción nacional a la hora de vender sus productos en el mercado, dado que el próximo año se harán modificaciones a los aranceles de importación, producto de los tratados de libre comercio.

Señaló que, por ejemplo en Nicaragua, el precio del ganado está mucho más bajo que en Panamá, y con aranceles que serán modificados el próximo año, podría afectar los precios nacionales.

“Está sucediendo con el arroz, cerdo, y los próximos serían la carne y leche, por lo que le solicitamos al Gobierno que proteja a los productores nacionales”, dijo.

Acevedo indicó que los tratados de libre comercio no traen beneficios, ya que el precio de la carne importada para el consumidor es el mismo o más elevado que el de la carne nacional, cuando se sabe que el producto importado es de menor calidad en su mayoría.

“La carne parecida a la que se produce en Panamá es más barata, pero también tiene afectaciones, ya que es carne que tienen 8 y 10 meses de haber sido sacrificado el animal”, dijo.

Explicó que la diferencia entre la carne que llega a Panamá y la carne que se produce en el país puede estar entre un dólar y $0.95 el kilo, por lo cual es el importador el que se beneficia.

Indicó que el Gobierno no tiene una seriedad a la hora de decirle al consumidor qué producto está consumiendo.

Por su parte, el productor Maximino Díaz señaló que le brinda mayor importancia al Tratado con Estados Unidos, ya que la mayoría de los productos provienen de ese país.

Indicó que esta situación que se avecina va a afectar no solo a los productores de arroz, sino a ganaderos, porcicultores y a todo el que se dedique a la producción agropecuaria en el país.

Anagan reiteró, mediante un comunicado, que resulta imperativo que las políticas públicas sean claras y consistentes, alejada de demagogia, el interés personal y el populismo”.

Reiteró que los tratados de libre comercio que amenazan a la producción nacional deben ser renegociados.

Sin embargo, Julio Ramírez, expresidente de Anagan, señaló que más que renegociar los TLC, el Gobierno debe crear una ley que sancione al que subfacture y no dejarlo que traigan comida al país.

La Anagan exige a los gobernantes que entiendan que “la alimentación del pueblo debe proceder de los campos nacionales”.

Por su parte, los productores nacionales de arroz, también han reiterado que a partir del próximo año seguirán con su lucha contra las importaciones desmedidas.

[ad_2]

Fuente: Panamá América