Afirman que ‘el Caníbal’ de Bugaba también era un hombre celoso

[ad_1]

 

Todo indica que las relaciones de vecindad entre Luz Michell Orocú y las personas que vivían a sus alrededores, cambiaron desde la llegada de Juan De Dios Pino Cárdenas, ya que aseguran que la joven se mostraba intimidada cuando se hacía acompañar de su presunto asesino.

 

Algunos vecinos de la urbanización La Hacienda, próximo a los Centauros en el distrito de Bugaba, provincia de Chiriquí, manifestaron que Luz Michell, inicialmente cuando vivía sola en la residencia que había comprado, se le veía llegar a casa y saludar a los vecinos en su camino a la misma; sin embargo, ante la llegada de su pareja, afirman que la joven cambió.

 

Un joven que pidió reserva de su nombre, explicó que ella acostumbraba a estar fuera de su casa casi todas las tardes. “Pasaba y saludaba con un buenas tardes o buenas noches… era común en ella, pero apenas de unió a Juan De Dios Pino, prefería agachar la cabeza y evitar saludar.

 

“Cuando pasaba con el joven, sin duda evitaba hablar, todo indicaba que a él le molestaba que sostuviera conversación con alguien, se notaba que era un hombre celoso”, la fuente. 

 

Mientras que otro residente de la misma barriada señaló que el joven siempre vistió muy elegante y a simple vista, se parecía un muchacho que poco le gustaba entablar conversación, siempre estaba, e incluso discutían mucho.

 

La actitud tanto de Luz Michell como de Juan De Dios o Juan David, como le llamaba la víctima, llevaron a los vecinos a evitar algún tipo de relación con la pareja ya que aseguran era un tema que se daba con mucha frecuencia. 

 

La noche del 26 de febrero, cuando se presume perdió la vida la joven, algunos vecinos realizaban una pequeña fiesta en el portal de la residencia ubicada a un lado de la víctima, y fue en ese momento que observaron como el hoy imputado corría detrás de la joven, la tomaba por el cabello y la introducía a la casa.

 

Lea más mañana en nuestra edición impresa

 

[ad_2]

Fuente: Panamá América