A Panamá lo que le falta es trabajo

[ad_1]

Meterla, expresó “El Bolillo” Gómez, cuando en reunión con la prensa le preguntaron qué le faltó a Panamá que empató 0-0 con Belice en el debut de ambas selecciones en la Copa Uncaf.

Señor Gómez, a Panamá no solo le faltó meterla, también le faltó trabajo, soltura, movilidad, improvisar, encarar; le faltó pausa, tranquilidad, frialdad, manejo y un sinfín de cosas que seguramente si usted no hubiese extendido sus vacaciones, se habría trabajado mejor.

Hay algo cierto, usted no es responsable en que los delanteros no estuvieran fino para marcar.

No olvidemos que los jugadores fueron citados para el 26 de diciembre y mientras ellos entrenaban bajo las órdenes de Edgar Carvajal, el técnico estaba de vacaciones y según un comunicado de la Fepafut debía reportarse a los entrenamientos el 3 de enero, pero llegó el 4.

Obvio, las vacaciones es un derecho laboral, sin embargo, que usted no regresara a Panamá después de Navidad es una falta de todo, lastimosamente la Copa se juega a mediados de mes, si fuera al final, lo anterior habría sido anecdótico.

No lo quiero comparar con los grandes de Europa, pero hasta el mismo Messi, jugador al que usted admira, regresó al Barcelona antes del 31 de diciembre para preparar el primer partido del año.

En el fútbol no hay cosa más aburrida que un equipo predecible, y aunque eso le moleste, así fue su equipo.

El técnico de Belice, Richard Orlowski, sabía que si ellos eran capaces de mantener el cero, la ansiedad del rival aumentaría.

Que Panamá fue mejor que Belice en el trámite, era lo mínimo que podía pasar, el colmo habría sido que ellos, además concretaran algunas de las veces que llegaron al arco de José Calderón.

Usted tiene el suficiente tiempo de vivir en Panamá para conocer al jugador y saber que requiere que se le hable permanentemente. Sobre todo este grupo que es joven y por eso debía tener más tiempo de trabajo, máxime que usted entrena a una sola jornada, muy distinto a su antecesor Julio Dely, que hacía doble sesión.

Le recuerdo lo que dijo Jaime Penedo: “En el fútbol hay jugadores buenos y otros no tan buenos”. Explicaba que los no tan buenos tenían que trabajar el doble, esforzarse más para lograr competir con los buenos, palabras berracas.

Y el culpable que usted solo trabaje en las tardes es la Fepafut que le permite esas gracias.

[ad_2]

Fuente: La Critica