7 pasos para que tu hijo tome la medicina

[ad_1]

Tu pequeño está en un tratamiento y debe tomarse ese horrible remedio. A veces logras meterle la cucharita en la boca, pero enseguida viene la mala cara y en consecuencia la desagradable devolución de lo tomado. Otras veces, él parece cooperar y accede, pero cuando estás a tres milímetros de meter el gotero en su boca, huye o hace una pataleta. Sí. Es terrible. Sigue estos consejos para minimizar los errores y lograr que tu hijo se tome la medicina sin dramas.

Que se tome la medicina en 7 pasos… ¡Es posible!

1

Permite que participen. Haz que ellos mismos llenen la cucharilla, el gotero o el vasito con la cantidad de medicamento que deben tomar.

2

Sé paciente. Dales todo el tiempo que necesiten. Explícales que aunque sabe mal, será beneficioso para que se sienta mejor.

3

Evita comentarios negativos, advertencias y amenazas. Eso de “Si no te tomas esto, te voy a…” No fun-cio-na con los niños de ahora. Ponte en su lugar: tomar la medicina puede ser lo suficientemente difícil como para empeorarlo con una mala actitud.

4

Es la hora de jugar. Usa algo como “¡Es la hora de tu poción mágica!” o “Hagamos un reto… A que te tomas esto en tres segundos” y muéstrale el cronómetro. Que los juegos sean verdaderos.

5

Tápale la nariz. Al momento de tomar el jarabe pídele que apriete su nariz con los dedos explicándole que así no sabrá a nada. En muchas películas infantiles hay referencias de este truco. Será bueno documentarte.

6

Suena triste, pero funciona: ofrécele una recompensa. Llevarlo al cine, comprarle su dulce favorito o un pequeño regalo. Eso lo motivará.

7

Actúa rápido. Mide el medicamento con una inyectadora (sin aguja, obvio) y suminístraselo. Corretearlo con el frasco en la mano y luego estriparle los cachetes para obligarlo solo empeorará la situación.

Por Adriana Terán

[ad_2]

Fuente: Malltv