7 cosas que debes saber del semen

[ad_1]

Si creías que no hacia falta conocer de qué está hecho el sexo opuesto, pues debemos decirte que no es una postura muy correcta. 

Sobre el semen generalmente se conoce que contiene espermatozoides, porque generalmente se habla de él en el contexto de la fertilidad o de la búsqueda de un bebé, pero… ¿realmente sabemos de qué está hecho y cuál es su proceso natural? Quizás no estés en la etapa de agrandar la familia y esta información puede ser igual de útil. 

¿Lista? Aquí vamos… 

1. El semen es una mezcla de distintos fluídos: por supuesto, como ya dijimos, el semen contiene es esperma que a su vez está contenido en un fluido blanco llamado líquido seminal que es liberado por las glándulas de la próstata y las vesículas seminales. El semen es una combinación de este líquido y esperma.

2. El semen es creado por el cuerpo en la pubertad: los hombres nacen con sus genitales, pero no es hasta que el cuerpo comienza a liberar las hormonas y los testículos producen testosterona que se produce el semen. Cuando el niño comienza a desarrollar testosterona, ahí es cuando se recibe todo esto, lo que los expertos llaman ‘características sexuales secundarias’, las voces bajan, se ponen de pelo, se ponen altas, se ponen masculinas, todo ese tipo de cosas.

3. Una eyaculación puede contener hasta 500 millones de espermatozoides. No debemos decir que si no es tu meta quedar embarazada uses algún tipo de protección, ya que se necesita tan solo un espermatozoide para que puedas concebir un bebé. 

4. El Pre-eyaculado contiene esperma. Los expertos recomiendan no utilizar el método de extracción como medida para evitar embarazos. El pre-eyaculado son, en algunos casos, fugas pequeñas de esperma. 

5. Las ETS pueden transmitirse a través del semen. Más específicamente, los CDC informan que el VIH, la clamidia y la gonorrea se transportan en fluidos corporales como el semen. Aunque el semen puede contener bacterias que transmiten las ITS, el semen no es necesario para facilitar la propagación.

6. Hay (una especie de) semen malsano: Si bien no hay demasiados problemas con el semen que se manifiestan físicamente, hay ciertos casos en los que se puede decir que algo está mal sólo por mirarlo, por ejemplo, cuando se puede reconocer que existe sangre en el fluído. Podría haber una serie de causas para la sangre en el semen. Por lo general, se debe a una infección o inflamación de la próstata, la uretra, el epidídimo, el conducto deferente o las vesículas seminales. La sangre en el semen también puede ser debido a la actividad sexual vigorosa, algún tipo de bloqueo, o, menos comúnmente, un tumor. Como siempre, es mejor preguntarle al médico si notas algo.

7. Un análisis de semen involucra más que sólo el conteo de espermatozoides: cuando se trata de analizar el semen de una persona, hay mucho que considerar. De acuerdo con La Asociación Nacional de Infertilidad de Estados Unidos, además del conteo de esperma, los médicos también estudian la movilidad del espermatozoide, su progresión o velocidad, su tamaño y forma, el volumen total producido y su capacidad de pasar de una consistencia de gel en el momento de la eyaculación a un estado más líquido.

[ad_2]

Fuente: Mujer.com.pa