4 maneras en que tu vagina puede cambiar después del sexo

[ad_1]

Muchas mujeres tienen ciertas dudas después de que han tenido sexo y sienten las cosas ahí debajo un tanto diferentes… 

Lo primero que debes saber es que los cambios físicos después del acto sexual son normales (al menos de los que hablaremos más adelante). Así que, si quieres mantener tu vágina saludable, debes tener en cuenta la siguiente información. Si notas algo más o distinto a lo que hablaremos (un sangrado continuo, dolor al orinar que empeora), pues entonces te recomendamos visitar un ginecólogo de inmediato. 

1. Tu área vaginal se hincha

La hinchazón es muy común: en realidad es un signo de excitación que puede persistir incluso después de que el sexo ha terminado. “Las estructuras esponjosas que suben a cada lado del pene y se llenan de sangre, creando una erección, también ocurren en las mujeres”, dice Maureen Whelihan, MD, obstetra en el Centro de Salud Sexual y Educación de West Palm Beach, Florida a la revista Glamour. Pero en las mujeres, esas estructuras se sientan detrás de sus labios exteriores.  “Cuando se llenan de sangre durante la excitación, la vulva aparece hinchada”, explica Whelihan. 

2. Sientes ardor al orinar

Si has estado en esta situación, por tu cabeza deben haber pasado muchas cosas, entre ellas la posibilidad de haber contraído una infección urinaria. Sin embargo, aunque el ardor es un síntoma propio de una infección, los expertos explican que, justo después del sexo, se puede tratar de micro-abrasiones (es decir, pequeños cortes) que las mujeres pueden obtener durante el sexo. Si el ardor es muy fuerte, los ginecólogos recomiendan lavar con agua tibia. Eso disolverá el ácido urinario. 

3. Sientes picazón

La picazón post-coito podría deberse a algunas cosas, Whelihan dice: irritación por fricción mientras usted estaba ocupado, sensibilidad o alergia al lubricante que usó, o problemas con los condones de látex. La primera no es gran cosa y va a disminuir gradualmente. Pero si usted encuentra que esto está sucediendo a menudo, trate de cambiar su lubricante a una variedad hipoalergénica o usar condones sin látex y ver si hace una diferencia. Si no, hable con su ob/gyn.

4. Sientes sequía allí abajo

Es un síntoma de que en primer lugar, quizás no lubricaste como debías.  Ten en cuenta que también puedes usar lubricante después del sexo si la sequedad es irritante. El lavado excesivo de tu vagina o el uso de toallitas químicas también puede causar que esto suceda, así que, regula su uso si lo haces en tu rutina cotidiana. 

[ad_2]

Fuente: Mujer.com.pa