Estado Islámico asume la autoría del atentado en el metro de Londres



El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió la autoría del atentado perpetrado ayer en el metro de Londres con una bomba de fabricación casera que ha dejado al menos 29 personas heridas.

En un comunicado publicado ayer en Telegram y cuya autenticidad no pudo ser verificada, el EI aseguró que “un artefacto” explotó en el metro de Londres, concretamente en la estación Parsons Green, que ha dejado 29 “cruzados” heridos, según el grupo radical islámico.

La nota, que está firmada en Gran Bretaña, aduce que “solo con la ayuda de Dios, los soldados del califato lograron poner numerosos artefactos explosivos e hicieron explotar uno de ellos en un grupo de cruzados en la estación de metro Parsons Green”.

Asimismo, amenazó a Reino Unido con que el “próximo” ataque que se lleve a cabo “va a ser peor con la decisión de Dios y gracias a Dios”.

Londres

El Reino Unido ha elevado a “crítico”, el más alto, el nivel de alerta terrorista, lo que significa que un atentado puede ser inminente, anunció ayer la primera ministra británica, Theresa May, tras la explosión escenificada en la estación de metro de Parsons Green.

La amenaza estaba hasta ahora en “grave”, el cuarto más alto de una escala de cinco y que implicaba que un atentado terrorista contra el Reino Unido era altamente probable.

La decisión de subir el nivel de amenaza, según el Gobierno, ha sido tomada por el Centro de Análisis Conjunto de Terrorismo, compuesto por representantes de 16 departamentos del Gobierno y con sede en las oficinas de los servicios secretos MI5.

La jefa del Gobierno explicó que se trata de una medida “proporcionada” y que permitirá el despliegue de soldados para ayudar a la policía a reforzar la seguridad en el país, en especial en la red de transporte.

Búsqueda

La Policía británica lanzó ayer viernes una enorme cacería humana en busca de los responsables de la bomba casera que estalló en un vagón del tren del metro de Londres.

Según autoridades británicas, el artefacto “intentaba causar grandes daños”, pero la bomba _que estaba oculta en una cubeta plástica y dentro de una bolsa térmica de supermercado_ explotó parcialmente, lo que sin duda evitó una carnicería peor.

“Diría que este es un dispositivo altamente explosivo que falló”, dijo Chris Hunter, experto bombas y exintegrante del ejército británico.

La bomba estalló en la estación Parsons Green en el suroeste de la ciudad alrededor de las 8:20 de la mañana, a la hora que el tren que transporta a usuarios – niños de escuela incluso- desde los suburbios.

Testigos hablaron de un ruido y un destello en el tren de la línea District, después se produjeron escenas de caos cuando cientos de personas se apresuraron a alejarse del peligro.



Fuente: Panamá América