El hambre en el mundo repunta por primera vez en una década



Hace un año, el 10.6% de la humanidad pasaba hambre; hoy es el 11%.
En total, 815 millones de personas –lo que representa unas 200 veces la población de Panamá– se va a dormir cada día sin haber consumido las calorías mínimas para su actividad diaria. Son 38 millones más que en 2015.Una tendencia fatídica que puso de manifiesto la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el nuevo informe anual de la ONU sobre seguridad alimentaria y nutrición: el primero que se publica tras la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.Mundialmente, hay 155 millones de niños menores de cinco años de edad afectados por desnutrición infantil. “Son muy malas noticias”, reconoció el director general adjunto de la FAO, Kostas Stamulis. “Esperamos que al menos sirvan para hacer saltar la alarma y que los países escuchen”, exclamó durante la presentación del documento en Roma tras reiterar que “garantizar sociedades pacíficas e inclusivas es condición necesaria para ese objetivo”.Para Naciones Unidas la situación de la seguridad alimentaria “ha empeorado”, sobre todo en determinadas zonas del África subsahariana, Asia sudoriental y Asia occidental, y se ha observado un deterioro en situaciones de conflicto, a veces acompañadas de sequías o inundaciones.En el informe elaborado por los responsables de la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se evidencia que casi una tercera parte (33%) de las mujeres en edad fértil en todo el mundo sufren de anemia, lo que también pone en peligro la nutrición y la salud de muchos niños. Además, también preocupa que el sobrepeso en niños y la obesidad en adultos están aumentando en todo el mundo, incluso en los países de ingresos bajos y medianos. CONFLICTOS Y CAMBIO CLIMÁTICOEn el documento se pone de manifiesto de que el aumento de personas hambrientas se debe en gran medida a la proliferación de conflictos violentos y de perturbaciones relacionadas con el cambio climático.”Estas noticias tan graves llegan en un año en que se ha declarado una hambruna en un país [Sudán del Sur] y se han identificado varias situaciones de crisis en cuanto a la inseguridad alimentaria que corren el riesgo de convertirse en hambrunas en varios países [entre ellos, Nigeria, Somalia y Yemen]”, alertaron los dirigentes del organismo internacional.Además, el número de refugiados y desplazados internos ha aumentado significativamente con el creciente número de conflictos y se ha doblado entre 2007 y 2015 hasta alcanzar un total de aproximadamente 64 millones de personas.”Actualmente hay nueve países con más del 10% de su población clasificada como refugiada o desplazada; en Somalia y Sudán del Sur, más del 20% de su población son personas desplazadas, y en la República Árabe Siria, más del 60%”, se explica.De otro lado, se alerta de que incluso en regiones que no sufren de tanta violencia, las sequías o inundaciones –ligadas en parte al fenómeno climático de El Niño–, así como la desaceleración económica mundial, han llevado también a un deterioro de la seguridad alimentaria y la nutrición. VENEZUELA, AUMENTO SIGNIFICATIVOEl aumento más significativo de subalimentados en América Latina se registró en Venezuela, si bien el país fue premiado por la FAO en 2013 por su lucha contra el problema. La tasa de población que sufre la desnutrición en Venezuela pasó de 10.5% a 13% entre 2005 y 2014. Esto supuso un repunte de 2.8 millones a 4.1 millones de personas hambrientas. Panamá redujo drásticamente las personas que pasan hambre. Según el informe el número de subalimentados se redujo de 23.1% entre 2004-06 a 9.3 en 2014-16.En total, en América Latina hay 42 millones de personas que pasan hambre, frente a 520 millones de Asia y 243 millones de África. En términos porcentuales, América Latina registra el 6.6% de su población con algún grado de inseguridad alimentaria. En África, la tasa es de 20%.En lo que se refiere a malnutrición severa, el problema pasó a alcanzar 38 millones de latinoamericanos en 2016, en relación con los 27 millones en 2014. En términos generales, el 6.4% de la población latinoamericana padece algún tipo de problema relacionado con la inseguridad alimentaria frente al 4.7% de 2013.



Fuente: La Prensa