Construcción se reinventa frente a su decrecimiento



Ante los altos costos en la construcción, el sector busca la manera de “reinventarse” y seguir competitivo en el mercado, mediante la aplicación de técnicas como el “joint venture” y la figura de alquiler de viviendas con opción de compra.

El consultor internacional de estrategias de comercialización José Gabriel Montenegro recomendó al sector de la construcción algunas alternativas para ahorrar costos en la actividad, así como innovar en la comercialización de las construcciones.

Indicó que para enfrentar las presiones por el incremento en los costos de la construcción se podría optar por un “joint venture” (asociarse para la consecución de un proyecto común), con los dueños de terrenos, así como buscar ahorro en materiales, organizando centrales de compra entre varias empresas.

En cuanto a la comercialización de viviendas, sugirió crear la figura de alquiler con opción de compra y explorar formas innovadoras de pago.

Estas nuevas alternativas del sector se dan en medio de algunos problemas que enfrenta, tales como los acuerdos municipales que restringen la ejecución de obras en algunos sectores de la ciudad capital, el incremento de requisitos y trámites para construcción.

Además del desconocimiento de derechos adquiridos, como es el caso de obras suspendidas, previo cumplimiento de todos los trámites legales pertinentes y la constante variación de las reglas del juego, en detrimento de la confianza de sectores inversionistas.

A pesar de que las estadísticas de la Contraloría General muestran una mejora de 21.4% en el primer semestre en cuanto a los permisos de construcción, sigue indicando una desaceleración al compararlos con igual periodo del 2014, cuando creció 38.7%.

Esto lo confirma el presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), Iván De Ycaza, al afirmar que en los últimos años, la construcción y el mercado inmobiliario han mostrado un comportamiento irregular.

“En algunos periodos, según cifras de buena fuente, el sector marca una tendencia decreciente; mientras, para otros, según la fuente que se utilice, existe un aparente repunte de sus actividades”, dijo.

Indicó De Ycaza que a su parecer, estas discrepancias sobre el desempeño de la industria guardan relación con la fuente y los procedimientos para captar la información, distorsionándose los resultados sobre el comportamiento real de la industria.

Aldo Stagnaro, vicepresidente de la Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (Acobir), manifestó que “a nivel mundial, todas las industrias se están reiventando y la inmobiliaria no es la excepción porque, de lo contrario, podemos morir”.

Destacó que desde hace un tiempo, la figura “joint venture” se viene desarrollando en Panamá.

Explicó que una de las figuras que se aplica es que el promotor le paga al dueño del terreno una parte con dinero en efectivo y otra parte haciéndolo socio del proyecto.

“Esto ha funcionado mucho y ayuda al desarrollador porque no tiene que hacer un desembolso grande por el terreno”, señaló.

En cuanto a la figura de alquiler con opción de compra, manifestó que hay promotores que ya lo están utilizando para apartamentos.

“Los millenians no son personas que se caracterizan por tener ahorros, por lo que no tienen para pagar un abono inicial, por lo que el desarrollador está apuntando hacia ese mercado y es por eso que está utilizando esta figura”, señaló.

El exviceministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial José Batista explicó que la figura “joint venture” ha aumentado con los años.

“El ‘joint venture’ es una alternativa más que utiliza el desarrollador”, dijo.

En cuanto a la alternativa de alquiler con opción a compra, coincide con Stagnaro en que desde hace varios años se viene aplicando en la industria.

Destacó que la ventaja en este tema es que el pago que realiza la persona mientras esté alquilado es reconocido por el promotor como un abono inicial y para cuando decida comprar la propiedad, el banco le puede aprobar más rápido el préstamo hipotecario.

Indicó que esta es una alternativa que beneficia mucho a las personas que están en el sector informal y que no pueden aplicar para un préstamo hipotecario.

“En Panamá no hay problemas en la aprobación de hipotecas, pero algunos bancos no están otorgando préstamos para casas de interés social, y esta figura es una buena opción”, explicó.



Fuente: Panamá América