Ascienden a 22 los heridos del atentado en el metro de Londres



Veintidós personas resultaron heridas este viernes 15 de septiembre por la mañana, ninguna de gravedad, por una bomba casera colocada en el metro de Londres en plena hora punta, el quinto atentado este año en el Reino Unido.

Los hechos se produjeron poco después de las 8:00 a.m. hora local en un tren detenido en la estación de Parsons Green, cuando no cabe un alfiler en los vagones.

“Estimamos ahora que fue la detonación de un artefacto explosivo casero” que provocó sobre todo “quemaduras por un fogonazo”, dijo a la prensa Mark Rowley, sin proporcionar información sobre el/los autores del atentado.

Según Sky, la Policía privilegia la hipótesis de un artefacto que no estalló completamente, pero cuyo fogonazo habría bastado para herir a los pasajeros.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que “los autores estaban bajo el radar de Scotland Yard”, un extremo sin confirmar por Londres.

Sobre los heridos, el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) anuncio que “el Servicio de Ambulancias de Londres trasladó a 18 pacientes a hospitales y los otros acudieron por su propio pie”.

Según una periodista de Metro.co.uk que estaba en el lugar, hay gente que resultó “muy quemada” y había perdido el pelo.

En un video y fotos publicadas testigos en las redes sociales se podía ver un cubo de plástico acabando de arder. El cubo, como los que se usan tradicionalmente para pintura, estaba dentro de una bolsa de plástico y de él salían unos cables.

La estación de Parsons Green está en el sudoeste de Londres, en el barrio de Fulham, una zona de clase media-alta.

Los testigos coincidían en que había heridos pero no se ponían de acuerdo sobre su gravedad.

Un testigo, Richard Aylmer-Hall, de 53 años, explicó a la agencia británica Press Association que vio varias personas heridas, pisoteadas en la estampida que siguió al incidente, pero que no creía que el estallido de la bolsa hubiera herido directamente a alguien.

“Estaba en el metro, acabábamos de parar en Parsons Green, iba de camino desde Wimbledon a Paddington, y de repente se desató el pánico, mucha gente gritaba”, explicó.

“Había una mujer en el andén que dijo haber visto una bolsa, un fogonazo y un estallido, algo había obviamente explotado”, añadió el testigo, que en el momento previo a la estampida andaba con sus auriculares puestos y leyendo.



Fuente: La Prensa