Alegría en los diseños CH



Una paleta viva fue la protagonista de la propuesta para primavera-verano de 2018 que presentó en la Semana de la Moda de Nueva York la diseñadora venezolana Carolina Herrera.

Los vestidos a la cintura con un silueta refinada fue el objeto fetiche de la firma.

El desfile tuvo como escenografía la vegetación del Jardín de Esculturas Abby Aldrich Rockerfeller, del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

El amarillo, que iluminó los diseños glamorosos y los tejidos ligeros con movimiento fueron parte de la propuesta de primavera-verano.

El brillo fue el must infaltable de las piezas de noche. Además, se vieron los vestidos con corte midi.

¡Divinos! Las modelos con aires retro también inspiraron a la reconocida diseñadora de origen venezolano en la mayoría de sus creaciones.



Fuente: Panamá América